Vitamina C ¿Para qué sirve?
Puntúa este post

La vitamina C también conocida como ácido ascórbico, es uno de los elementos más recomendados para ser ingerido por su elevada eficacia en el cuidado de nuestra salud. Interviene como complemento para la disminución de resfriados. Posee altos niveles de antioxidantes y puede actuar como pro- oxidante dependiendo de cómo lo requiera el organismo.

Ademas, la Vitamina C ¿Para qué sirve?

Asimismo, contribuye a la formación de colágeno en la piel, reduciendo el envejecimiento. Ayuda en el tratamiento de enfermedades respiratorias así como en la disminución de las grasas acumuladas en nuestro cuerpo (reducción del colesterol).

Es sumamente útil para el buen funcionamiento de los intestinos reduciendo notablemente los síntomas de estreñimiento. La vitamina C también es un excelente aliado para combatir el estrés, es muy eficaz para personas que llevan una vida muy ajetreada y bajo mucha presión.

Este elemento esencial se encuentra en múltiples alimentos que deberían pertenecer a nuestra dieta diaria; es la manera más sana para nutrirnos de ésta; sin necesidad de emplear aditivos, pues la vitamina C es un suplemento bastante eficaz que actúa como escudo protector hacia múltiples enfermedades desde resfriados hasta otras más graves. Entonces, te indicaremos algunos de los alimentos en los que se encuentra.

Alimentos con Vitamina C

Frutas con Vitamina C

Cuando hablamos de vitamina C enseguida se nos viene a la mente la naranja como el alimento que más la contiene, pero esto no es cierto; la guayaba es la que ocupa el primer lugar con un alto contenido de la vitamina; además contiene fibras que contribuyen a la digestión y en menor cantidad vitaminas A y complejo B.

Otro de los más destacados en contenido de Vitamina C es el pimentón, igualmente cuenta con otros nutrientes importantes como las fibras, el potasio y la vitamina A. Actúa como antiinflamatorio y ayuda a disminuir los niveles de colesterol; además de eliminar el exceso de grasas contenidas en nuestro organismo.

Vitamina C en cítricos

La naranja, la mandarina y el limón constituyen el grupo de las frutas cítricas que contienen este magnífico nutriente; en conjunto con las vitaminas B, la fibra, el calcio, el potasio y otros minerales posee un alto poder antioxidante. Contribuye a la pérdida de peso y actúa como antiinflamatorio natural. Cabe destacar que la fresa también es una deliciosa fruta cítrica donde se encuentra la vitamina C y es rica en antioxidantes; interviene en el resguardo de la piel por los efectos del sol, así como en favorecer a la calidad visual.

Vitamina C en Kiwi

El Kiwi es una de las frutas más ricas que no puede faltar en nuestra alacena; además de su exquisito sabor posee en gran cantidad este elemento esencial; conjuntamente con la vitamina E aporta nutrientes para el mantenimiento de la calidad de la piel; así como confiere la facilidad de eliminar las toxinas acumuladas y a su vez a incrementar la actividad del intestino brindando bienestar a nuestro cuerpo.

Vegetales con Vitamina C

En cuanto a vegetales se refiere se encuentra en los tomates, espinaca, perejil, brócoli entre otros. Este último cuenta con un estallido de minerales. Además de las vitaminas A, K y el complejo B que son los que indican la gran importancia del por qué consumirlos con mayor frecuencia.

Vitamina C en vegetales

Cabe destacar que además de consumir la vitamina C naturalmente a través de los alimentos; existen otras formas en las que podemos ingerirla y es a través de pastillas y cápsulas.

La vitamina C en pastillas puede presentarse como un elemento innovador para los niños debido a que ostentan de atractivos colores y ricos sabores; aportando la gran ventaja de que los infantes la ingieran con mayor regularidad. Expertos destacan que no son totalmente efectivas y recomiendan nutrirse de ella de forma natural por medio de frutas y vegetales.

Ahora bien, ya sabes lo que debes consumir si deseas incrementar la cantidad de vitamina C en tu organismo y así mantenerte saludable; entonces es importante que estés al tanto de los múltiples beneficios que brinda este importante elemento vitamínico.

Beneficios de la Vitamina C

Uno de los beneficios más importantes de la vitamina C, es que es sumamente útil para prevenir enfermedades graves como el cáncer; un consumo considerable de la misma reduce la posibilidad de que aparezcan carcinomas en el esófago, estómago, pulmones y garganta.

Es un excelente aliado para combatir la diabetes porque ayuda a regular los niveles de glucosa en la sangre.

Patologías como la hipertensión conllevan a padecer enfermedades cardiovasculares; por lo cual es de gran importancia ingerirla con bastante regularidad porque ayuda a disminuir la tensión de la sangre.

Es un excelente aliado para purificar el hígado de las grasas acumuladas.  Asimismo es sumamente útil para tratar resfriados y ayudar a controlar enfermedades como el asma.

Contribuye a la rápida cicatrización en la piel y a conservarla suave. De igual manera aporta grandes beneficios para el cabello, favorece a su crecimiento y además endurece las uñas.

Consumir una dosis adecuada de Vitamina C contribuye a la producción de colágeno en nuestro organismo lo que aporta elasticidad, suavidad y eliminación de las líneas de expresión en nuestra piel. Se considera el rostro como la parte más importante de nuestro cuerpo; esto conlleva a preguntarnos:

¿Cuáles son los beneficios de la Vitamina C para la cara?

Vitamina C para la cara

Una de las propiedades más relevantes de la Vitamina C es la de reducir las manchas del rostro producidas por alguna quemadura o por el efecto del sol. Incrementa la producción de colágeno lo que conlleva a eliminar las arrugas de la cara. Sumamente útil para curar las inflamaciones en el rostro y reducir las ojeras que favorece a mantener un cutis más sano y radiante.

Entonces, ¿Cómo se aplica? Se puede emplear en cremas, ampollas, mascarillas caseras (adicionando la vitamina en polvo) y aplicándolas directamente a la cara. La pueden emplear personas con alergias, de cutis con reducida luminosidad y para las que tengan rostros muy deteriorados por el sol; entonces se usa la vitamina C.

Según sea tu caso y por la variedad de respuestas de cada organismo; es importante que consultes con un especialista.

Exceso de Vitamina C

Además de las importantes propiedades de la vitamina C produce contraindicaciones también; sobre todo si se ingiere en una cantidad excesiva.

Estudios han demostrado que el límite de consumo de este nutriente es de 90 mg al día; cabe destacar que al consumir una guayaba o un kiwi sobrepasamos la dosis recomendada. Pero si se ingiere en cantidades más elevadas puede provocar malestares estomacales como diarreas o reflujo gástrico; así como también ocasiona incrementos de los cálculos renales.

Además produce consecuencias como el insomnio, caries en los dientes, déficit de cobre en nuestro organismo, dolores en el cuerpo y exceso de hierro, que conlleva a efectos adversos desfavorables.

Si presentas alguno de estos síntomas es bueno que disminuyas su consumo e ingieras agua en mayor proporción.

También se ha demostrado que ocasiona debilitamiento de los dientes, en los niños, como consecuencia del exceso de consumo por parte de la madre durante el embarazo.

Asimismo puede interactuar con medicamentos que se emplean para combatir variadas enfermedades, un ejemplo es el de reducir el efecto de la quimioterapia en personas que padecen cáncer.

En cualquiera de los casos y si quieres saber la dosis recomendada para ti es importante que consultes con el médico.

Fuentes:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario